Subscribite a nuestro newslatter

 

Clarín -  Sociedad - 21/08/2010

FATIMA CATAN TIENE 24 AÑOS
Horror con incógnita: agoniza una chica que se quemó todo el cuerpo
 
Los padres dicen que su pareja la prendió fuego. Para la Policía no hay pruebas de eso.

 

 

Giselle Sousa Días
gsousa@clarin.com

H ace tres años, Fátima Catán (24) se había ido a vivir con su novio a una casa alquilada en Villa Fiorito. Hacía varios meses que había abandonado su trabajo de bartender en Poupee Bailable, en Banfield, "porque él la volvía loca con los celos", contó Elsa, su mamá. El miércoles fue su novio quien la envolvió en un toallón y la llevó al Hospital Evita, en Lanús. Fátima tenía quemaduras en el 86 % de su cuerpo. Qué le pasó fue lo que ayer disparó tres versiones contrapuestas: la familia de la chica sostiene que él "ya la había molido a palos" y que éste fue el colmo de sus ataques.

Los médicos que la atendieron confiaron a Clarín que hicieron la denuncia porque lo único que ella balbuceó les sonó incoherente: "Me pasé alcohol por todo el cuerpo y me quemé". La versión que su novio dio a la policía fue similar: que ella se enojó y "le dijo que iba a prenderse fuego. Y lo hizo".

Además de haber estudiado para ser bartender, Fátima es peluquera y manicura. Su novio trabaja en la pista del Aeropuerto de Ezeiza.

"Hace dos años mi hermana llegó llorando y contó que él le había pegado. Estaba llena de moretones.

En el boliche la iban a ascender pero él le dijo `vos debés andar con tu jefe’ y terminó renunciando. Siempre que le dolía algo decía `me caí’ y si ella estaba acá y él llamaba, salía volando", contó Nahuel, su hermano.

Según el chico, desde que Fátima agoniza, el novio desapareció.

Pero la versión que el novio dio a la Policía es que tuvo que irse del hospital porque la familia quiso lincharlo. María del Carmen Vivera, directora del Hospital Evita, dijo a Clarín que "le estaban haciendo las curaciones y, cuando volvieron a buscarlo, él ya no estaba".

Aunque ni él ni la familia ni los 10 médicos que intervinieron esa noche fueron citados a declarar, el joven ¬que llegó a la guardia con las manos quemadas¬ dio su versión a la policía: "Llegué de trabajar y ella estaba muy nerviosa.

Se enojó y me dijo `hace tres días que no venís. Me voy a cortar las venas y a prenderme fuego", contó Guillermo Britos, jefe de la Departamental de Lanús.

El 45% de las quemaduras que tiene Fátima son superficiales. El 5% son intermedias. Y el 36% restante son profundas. "La gran destrucción de tejidos puede generar, además de infecciones, una falla multiorgánica en las funciones de los órganos nobles, como el riñón, el corazón, el hígado y el cerebro", explicó Vivera. Tal es la gravedad que ayer al mediodía fue trasladada a la Unidad de Quemados del Hospital San Martín de La Plata en helicóptero.

Por primera vez desde el miércoles, ayer Elsa volvió a su casa a bañarse. Pero mientras mostraba una foto de su hija, alguien la llamó desde la habitación. Desde La Plata estaban leyendo el último parte médico. Lo que escuchó es que el cuadro es "de grado 4, el de peor gravedad para estos casos", que "está hemodinámicamente inestable" y que por eso no pudieron operarla. Pero fue la frase siguiente la que la hizo llorar en silencio: "Si no fuera por el respirador, Fátima no sobreviviría". "Es lo mismo que le pasó a esa chica Wanda", acababa de decir. Y si hay un punto de contacto entre lo que le pasó a su hija y el caso de Wanda Taddei es que solamente dos personas saben la verdad de lo que pasó entre esas cuatro paredes.
 

Similitudes con el caso de Wanda Taddei
El caso de Fátima remite al del ex baterista de Callejeros, Eduardo Vázquez, y su esposa, Wanda Taddei, quien murió en febrero luego de pasar 11 días en coma con el 50% del cuerpo quemado, tras una pelea con el músico. Vázquez está libre. Al ser indagado, declaró que su mujer se quemó al tratar de ayudarlo porque se había prendido fuego cuando, estando los dos rociados de alcohol, quiso encender un cigarrillo.

Lo de Fátima también podría ser una situación de violencia íntima. La abogada Haydée Birgin, presidenta de la ONG Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), dice: "Seguramente no es el primer hecho de violencia en la pareja. Hay que revisar los antecedentes entre ellos y ver si la chica realizó alguna denuncia al respecto. Así, la situación queda en un terrible juego de dos: la violencia se naturaliza, eso de por que te quiero te aporreo. Hay un incremento de violencia por la violencia: no es una cachetada, es quemar viva a una persona. Temas tan graves no se resuelven sólo con leyes y terapias".
 

 

 


Volver