Subscribite a nuestro newslatter

Irresponsabilidad mediática
El diario La Nación publicó en su versión on-line una nota sobre las falsas denuncias por violencia de género. En la venta de la misma no aclara que se trata de información de otro país y recién en la mitad de la pieza reconocen que, en realidad, son "extremadamente inusuales".

(Buenos Aires – 30 de abril de 2019) – En Argentina las cifras de casos de femicidios están en aumento. Desde el 2008 al 2017, La Casa del Encuentro registró 2679 asesinatos de mujeres. En los primeros tres meses del 2019, se registraron 54 femicidios, por lo que la estadística pasó a ser de una mujer asesinada cada 30 horas a causa de la violencia machista. Que estos números sigan aumentando, es trágico. Pero para el diario La Nación, trágico es el “submundo de las denuncias falsas de violencia doméstica”.

El pasado 23 de abril, La Nación publicó una nota en su versión on-line titulada Le pidió a una amiga y a su novio que la golpearan para culpar a su expareja: el trágico submundo de las denuncias falsas de violencia doméstica[1]. La misma también fue promocionada en sus redes sociales con un título engañoso: se hace mención a las denuncias falsas por violencia de género, pero recién al ingresar al link el o la lectora descubre que es una nota traducida de la BBC y que habla sobre un caso particular de España.

Recién en el tercer subtítulo, tras contar de forma teatral el supuesto caso de denuncia falsa que motivó la nota, se hace mención a los pocos ejemplos de estos casos. “Al hablar de denuncias falsas de violencia doméstica, expertos y policías de diferentes países consultados por BBC Mundo son enfáticos: son excepciones, extremadamente inusuales y en términos numéricos son ínfimas”, afirma la nota antes de demostrar las estadísticas: “en 2017 se interpusieron 166.260 denuncias de violencia de género y se iniciaron 23 causas por denuncia falsa. Y como puede verse en la tabla de abajo, en 2012 -que fue un año récord- se registraron 17 acusaciones falsas de un total de 128.543. Apenas un 0,013%”. Estudios realizados en Inglaterra y Estados Unidos sostienen que las denuncias falsas por violencia de género son menos del 2%.

La intención de la nota es plantear una duda para luego demostrar con estadísticas claras y concisas que la realidad es distinta. El titular y el caso que se cuenta al principio plantean que las mujeres pueden ser manipuladoras y que no se les debe creer cuando realizan una denuncia por violencia. El varón merece el beneficio de la duda inmediatamente mientras que la mujer es descreída.

Este tipo de pensamiento es riesgoso para las mujeres, adolescentes, niñas. No creerles cuando realizan una denuncia es poner su salud y sus vidas en un potencial riesgo. Desde su creación en septiembre de 2016, la Oficina de Violencia Doméstica que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha recibido la denuncia de 147.489 personas, lo cual da 43 por día. El 76% de las consultas fueron realizadas por mujeres y el 24% por varones. Pero es necesario mencionar que en este último porcentaje la mayoría de las denuncias fueron realizadas por adolescentes y niños menores de edad. Las denuncias en su mayoría fueron hechas hacia hombres de entre 22 y 49 años, que pertenecían al ámbito familiar, de pareja y/o fraternal de sus víctimas.

La nota no solo plantea la duda hacia las denuncias por violencia de género, sino que también menciona “La separación de los hijos en casos de denuncias falsas de violencia de género puede llegar a ser traumática para los niños”, refiriéndose de manera sutil al inexistente Síndrome de Alienación Parental (SAP).

En un momento histórico donde los reclamos feministas están a flor de piel y las vidas de las mujeres siguen en riesgo gracias a la violencia machista, publicar una nota de estas características es, como poco, irresponsable. Plantear que las denuncias por violencia de género son consecuencia del accionar de mujeres vengativas y manipuladoras es ignorar los reclamos del movimiento feminista y las cifras y estadísticas que año tras año nos demuestran lo contrario.

 

 


Volver