Subscribite a nuestro newslatter

La justicia avanza en el reconocimiento de situaciones de desigualdad estructural
Franco Picardi, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 5, solicitó el sobreseimiento de cinco mujeres trans procesadas por infringir la ley de drogas, debido a la situación de vulnerabilidad estructural en que se encuentra la población trans.

(Buenos Aires, 27 de mayo de 2019). - El pasado 9 de abril, la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 5 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el marco de la causa “P. S. E. P. y otros s/ infracción ley 23.737”, solicitó el sobreseimiento de cinco mujeres trans que se encontraban procesadas por comercialización de estupefacientes. El proceso penal fue iniciado en octubre de 2017 en virtud de una denuncia interpuesta por la Policía de la Ciudad.

Durante el proceso de investigación, se constató el “aprovecha[miento] de la situación de vulnerabilidad extrema por la que atravesaban las mujeres” que comercializaban estupefacientes al menudeo en el interior de un hotel. A raíz de ello, también se procesó al encargado del hotel por el delito de facilitación del lugar para que se materialice la comercialización de estupefacientes.

Al momento de decidir la elevación a juicio de la causa, la Fiscalía analizó los hechos desde una perspectiva de género haciendo énfasis en la discriminación estructural que afecta a las mujeres trans. Por ello, solicitó el sobreseimiento de las imputadas y determinó que existía una estructura organizada que se valía de estas mujeres en situación de vulnerabilidad para la venta de droga. Además, destacó que la mayoría de las integrantes de este colectivo que se encuentran privadas de su libertad están imputadas o condenadas por delitos relacionados a infracciones a la ley de estupefacientes (en especial, por comercialización, transporte y contrabando), lo que demuestra que constituyen el último eslabón en la cadena de la organización criminal. Al mismo tiempo, la mayor parte de las detenidas son migrantes, lo que también evidencia el impacto de doble discriminación en esos casos.

En su dictamen, el Fiscal Picardi citó a la filósofa feminista Judith Butler y retomó su definición del concepto de género así como sus desarrollos teóricos acerca de los cuerpos, su materialidad y la exclusión que reciben aquellas expresiones corporales que no se adecúan a identidades hegemónicas. Por ello, menciona que en el caso “no puede pasarse por alto que la historia de rechazo y expulsión de estas mujeres -que a su vez fortalecen el sistema de dominación existente y las identidades hegemónicas- incide de manera notoria en su imputación y, bajo tales parámetros, considero que dicha circunstancia me permite comprender el principal motivo que las llevó irreversiblemente al lugar en el que se encuentran en la actualidad”.

Por lo tanto, el Fiscal consideró que a pesar de que se encontraba probada la comisión del delito imputado, se debía ponderar la situación de discriminación estructural de las mujeres trans y la extrema situación de vulnerabilidad en la que se encontraban las autoras: eran migrantes, trabajadoras sexuales y comercializaban estupefacientes a pequeña escala. Además, todas ellas provenían de “un contexto de necesidades básicas insatisfechas marcado por la falta de acceso a la posibilidad de desarrollarse libremente, con carencias de educación, trabajo formal, vivienda y demás derechos básicos”.

Al mismo tiempo, el dictamen fiscal reconoció que las procesadas eran “sobrevivientes” dentro de su colectivo, ya que todas superaban la expectativa de vida de las mujeres trans en la región que es de entre 30 a 35 años.

Por todo ello, Picardi decidió solicitar su sobreseimiento y destacó que el Estado debía ofrecer “alternativas no punitivas al colectivo trans para el desarrollo libre de su identidad y el pleno ejercicio de derechos sociales, económicos y culturales que puedan modificar su vulnerabilidad frente a estas redes criminales que se valen de una penosa situación para obtener un rédito ilícito”. Asimismo, refirió que se deben investigar las infracciones a la ley de estupefacientes para alcanzar a los eslabones más altos de la cadena y abordar el problema estructural. En este sentido, solicitó que se profundice la investigación a fin de identificar al resto de las/os integrantes de la organización criminal y se eleve a juicio la causa contra el encargado del hotel donde se llevaba a cabo la comercialización.

Finalmente, el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal Nº 7 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hizo lugar al pedido del Fiscal y sobreseyó a acusadas por la venta de estupefacientes. El pronunciamiento supone un avance en el reconocimiento de los derechos de las mujeres trans y sus vulneraciones sistemáticas.

Enlaces:

  • Ministerio Público fiscal - Pedido de sobreseimiento - causa P. S. E. P. y otros s infracción ley 23.737: Descargar: 
Ampliar

Volver