Subscribite a nuestro newslatter


Clarín. Sociedad. 15/04/2011 
Violencia de género

Fallo inédito: quedó preso por el riesgo de que mate a su ex mujer
 

Se trata de un hombre que violó la restricción judicial de acercarse y atacó su comercio. Aunque una orden judicial se lo impedía, un hombre fue hasta el negocio de su ex mujer, le prendió fuego la moto y golpeó la vidriera. Quedó detenido por daños, un delito excarcelable. Entonces su defensa pidió que, como no tenía antecedentes penales, se lo libere. Pero en un fallo inédito un juez de Garantías resolvió que continúe preso al entender que el hecho podía derivar en la muerte de la mujer, ya que se daba en un contexto de violencia de género.

"Cada vez que se comprueba que la mayoría de los femicidios tienen atrás una historia previa de denuncias y pedidos desesperados de ayuda, nunca respondidos por quienes tienen la obligación de hacerlo, el acto se repite", argumentó el juez de Lomas de Zamora Gabriel Vitale en la resolución. Esa conclusión, aclaró, corresponde al camarista federal platense Carlos Rozanski, que considera erróneo "tratar los casos como si fueran delitos comunes y sin características tan específicas".

Este caso es el de un matrimonio que se separó hace meses. Desde entonces se inició una seguidilla de agresiones por parte del hombre, identificado como D. E. C., de 31 años, que derivaron en denuncias por lesiones y amenazas radicadas por su ex mujer, C. N. A., de 28. Un juzgado de familia decretó la exclusión del hogar del hombre y por último se le aplicó una restricción para acercarse a menos de 300 metros de su ex esposa y al hijo de ambos.

Sin embargo, el sábado 19 de marzo pasado el hombre fue a un maxikiosco de Villa Centenario, en Lomas de Zamora, tiró al suelo una moto propiedad de su ex pareja, arrojó sobre el vehículo tres sillas de plástico y una mesa y las prendió fuego. Usó la nafta que caía de la propia moto, acercó un encendedor y quemó el vehículo de forma completa. Después golpeó la vidriera del comercio y causó destrozos en el frente.

Poco después D. E. C. quedó detenido. Como no tenía antecedentes penales y el delito de daño por el que quedó acusado prevé una pena de entre 15 días y un año de prisión, su defensora oficial, Mónica Castronuevo, pidió que se lo excarcelara. Sin embargo, el magistrado rechazó el pedido.

Decidió dejar preso al acusado al entender que "la imputación se desarrolló en el contexto de violencia familiar y violencia contra la mujer". Y agregó que "desconocer las denuncias realizadas por la víctima, el estado actual del niño y el incumplimiento de la prohibición de acercamiento no hacen más que demostrar la incapacidad del Estado en poder abordar la complejidad de la problemática, transformando la violencia de género en violencia institucional".

Este fallo no tiene antecedentes en el país, de acuerdo al Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA).

 
 

 


Volver