Subscribite a nuestro newslatter
 El Diario (Entre Rios).10/06/2011
Pese al avance de las mujeres, aún falta para hablar de equidad

Entre Ríos es una de las cuatro provincias que no tiene ministras en su gabinete. De un centenar y medio de jueces, sólo un tercio está ocupado por mujeres. En el Concejo Deliberante de Paraná la participación de género supera a la media nacional.
 
Por Jorge Riani

Una presidenta del Superior Tribunal de Justicia y una vicepresidenta del mismo cuerpo judicial, una candidata a intendenta por el oficialismo provincial, una rectora de una de las universidades públicas entrerrianas. El panorama muestra, en una primera lectura, la reversión de años de postergación femenina en lugares de máxima representación institución. Sin embargo, los números arrojan una realidad que se puede sintetizar en esta idea: falta mucho camino por transitar para que haya una efectiva equidad de género.
Las legislaciones que instauran los cupos de participación alcanzaron para atenuar la asimetría, pero no para revertir el predominio masculino, en otras palabras: machismo en la política.

¿Quién manda en la Argentina? es el título de un pormenorizado informe del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (conocido como ELA), con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Democracia.

El estudio repara en que Entre Ríos es una de las cuatro provincias argentinas que no tiene mujeres en su gabinete ministerial. Y sobre la composición de género en el Poder Judicial apunta que el 58% de los cargos está ocupado por mujeres, aunque hay que decir que al observar al sitio oficial del Poder Judicial salta que ese conjunto incluye sólo 12 camaristas y 57 juezas sobre un total de un centenar y medio de jueces y camaristas que hay en los todo el territorio entrerriano. Es decir que sólo un tercio del cuerpo de jueces son mujeres, mientras que al 58% se llega incluyendo los cargos de secretarias y funcionarias administrativas de la Justicia.

Respecto del máximo órgano judicial se produce una situación contradictoria en términos de valoración, por si bien es cierto que de nueve integrantes tres son mujeres, mucho en cuanto a las referencias retrospectiva, y poco para hablar de equidad (33%), es cierto también que los dos principales lugares, presidencia y vicepresidencia, están ocupados por mujeres.
La situación en la Justicia se agrava, tomando en consideración desde hace veinte años las mujeres son la mayoría de las graduadas de las carreras de Derecho y sin embargo aún no ocupan una cantidad significativa de puestos jerárquicos en el Poder Judicial.

Otros poderes. Quedó dicho ya que Entre Ríos es una de las cuatro provincias que no tienen ministras. De hecho, de los 261 cargos ministeriales (gabinetes de ministros provinciales), sólo 38 son ocupados por mujeres, pero no es el caso entrerriano, hace notar el informe de ELA, donde los ministros son varones.

La situación en el Poder Legislativo no es mucho mejor, tomando en consideración que hay mayores lugares para repartir. La Cámara de Diputados de la provincia de Entre Ríos Río está conformada por 28 legisladores, de los cuales 5 son mujeres y el resto varones. Esto significa que la proporción de mujeres en la Cámara Baja provincial es de 18%. La situación de inequidad en el Senado es más acentuada: las 17 bancas están ocupadas por hombres.
Hay que decir que no siempre la ocupación de lugares instada por las leyes de cupo garantiza una genuina participación femenina. ¿Cómo se advierte esa situación? Con la ocupación de lugares en las listas, especialmente en los lugares de mayor expectación, con esposas de políticos consolidados.

En el Concejo Deliberante de Paraná la situación es mejor que la media nacional referida a los cuerpos deliberativos municipales, donde la participación de mujeres ronda el 35%. Es que en el Concejo de Paraná de las 14 bancas, 6 son ocupadas por mujeres.

El informe elaborado por la entidad de investigación tuvo por objetivo identificar de manera cuantitativa la presencia de mujeres en puestos de máxima autoridad en diferentes áreas de la vida política, económica y social de la Argentina.

Indicadores.Los datos arrojados por el Índice de Participación de Mujeres construidos por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género permiten afirmar que la Argentina "representa un estado crítico en materia de igualdad entre mujeres y varones: de cada 10 puestos de máxima autoridad relevados, menos de 2 son ocupados por mujeres".

Cuando el universo consultado se limita a la sociedad civil, surge que la situación es peor que en la dimensión política: apenas el 8,1% de los puestos de máxima autoridad relevados son ocupados por mujeres en las entidades denominadas del tercer sector.

En los ámbitos sindicales, la situación no mejora pese a que se aprobó una ley denominada de cupo de participación sindical. Es que apenas el 5 por ciento de los sindicatos nacionales tiene en sus comisiones directivas a una mujer, según la consulta sobre 140 sindicatos (7 confederaciones, 48 federaciones y 85 sindicatos).

En el informe, que se puede leer íntegro en el sitio www.ela.org.ar, se concluye que "la posibilidad real de que las mujeres accedan a espacios de decisión clave es un requisito ineludible para el desarrollo de una democracia inclusiva en la que se materialice la promesa de igualdad para mujeres y varones. No obstante, el hecho de que las mujeres accedan a cargos de máxima autoridad, no garantiza por sí solo que se impulsarán medidas que favorezcan el avance en la igualdad entre los sexos".

 
 

Volver