Subscribite a nuestro newslatter
 RecintoNet. 31/05/2011
Las mujeres se suman a las listas: En Entre Ríos ninguna ocupa un cargo ejecutivo
 

 
A partir de la ley de equidad de género, las mujeres ingresan a las listas. Hay un planteo de inconstitucionalidad impulsado por Alem con el patrocinio de Petit.Las listas se oficializan el domingo.El país es gobernado por una mujer, pero de 24 distritos provinciales, sólo uno está en manos femeninas: Tierra del Fuego.

Paraná. (RN) En el gobierno de Entre Ríos ninguna mujer ocupa cargos ejecutivos en el nivel ministerial. En la Legislatura no lograron llegar al Senado y en Diputados, hay cuatro mujeres sobre un total de 28 legisladores. La quinta, accedió a la banca al reemplazar a Luis Pando, que falleció en 2008. Con la ley de equidad de género, buscan revertir esa situación.

Para la próxima elección, están confirmadas para pujar por ocupar una banca Alicia Haidar, Mireya López Bernis, Cristina Salas, Rosario Romero entre las que ya se mencionaron públicamente. Resta aún conocer cuáles serán las candidatas que impulse el urribarrismo para completar el 50 y 50 que ordena la ley de equidad promulgada bajo el número 12.012.

Según establece un estudio que pretende establecer ¿Quién manda en la Argentina?,las mujeres poco a poco van erosionando una barrera invisible, ascendiendo a cargos claves en diferentes espacios. Pero comparado con el ámbito nacional, en el interior ellas están aún más rezagadas.

Estas conclusiones surgen de la investigación Sexo y poder. ¿Quién manda en la Argentina?, elaborada por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA). El estudio propone el Índice de Participación de la Mujer (IPM) que cuantifica las inequidades de oportunidades en la política, la economía y otros espacios como el sindical, científico y tecnológico, cultural, educativo, tercer sector y medios de comunicación.

“Las mujeres están mejor representadas en el ámbito político, su presencia en cargos de mayor responsabilidad y liderazgo asciende a 20 por ciento. De cada 10 puestos claves 2 son ocupados por mujeres y 8 por varones. En la economía este índice desciende a 4 por ciento. Las mujeres prácticamente no acceden a las primeras líneas ejecutivas”, afirma el estudio al que accedió RecintoNet por gentileza de ELA.

Pero el IPM ofrece además datos más específicos y la posibilidad de comparar el sexo del poder entre el territorio nacional y el federal:

El país es gobernado por una mujer, pero de 24 distritos provinciales, sólo uno está en manos femeninas: Tierra del Fuego.

Un 18 por ciento de los ministerios nacionales están a cargo de mujeres, mientras que ellas dirigen 14 por ciento de los gabinetes provinciales. Únicamente en San Luis el gabinete está compuesto mayoritariamente por mujeres. En Tierra del Fuego, Chaco y Formosa las ministras fluctúan entre 25 y 30 por ciento. Salta, Corrientes, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, La Rioja y Santa Cruz no tienen ninguna mujer al frente de sus carteras ministeriales.

La vigencia del cupo femenino que obliga a los partidos a incluir 30 por ciento de mujeres en sus listas electorales plantea un panorama más igualitario a nivel de las legislaturas, aunque aparecen diferencias entre la nación y las provincias. En el Congreso nacional las parlamentarias representan el 38 por ciento. Sólo en Santiago del Estero hay paridad, ocupando el 50 por ciento de las bancas. En el resto de las jurisdicciones los porcentajes descienden, siendo San Juan la provincia con menos mujeres (15%) en la Legislatura.

La investigación de ELA ofrece una fotografía valiosa por su capacidad de cuantificar a las mujeres que accedieron a puestos clave en la política, la economía y la sociedad civil. “Siguen existiendo barreas y dificultades en el ascenso de las mujeres a cargos de mayor responsabilidad y liderazgo”, confirma Natalia Gherardi, directora de ELA. La organización llama la atención acerca de la necesidad de políticas públicas inclusivas y de fortalecimiento de la democracia, que brinden una estructura de oportunidades igualitaria para mujeres y varones.

Gentileza: Andrea Vittori y Alejandra Waigandt

 
 

Volver