Subscribite a nuestro newslatter
 Clarín - 08/10/2011

Logros que deben dejar de sorprender

Por Natalia Gherardi - Directora del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género

 

El lema de una campaña diseñada por el mecanismo para la igualdad de género de Inglaterra, sostenía algo así como que “habremos superado la discriminación sexual el día que solicitemos un servicio de reparación para el hogar y no nos sorprendamos al abrir la puerta y encontrar a una mujer”.

Una década más tarde, el Premio Nobel de la Paz es para tres mujeres de diversas trayectorias que han realizado grandes contribuciones para la paz y la igualdad. El reconocimiento institucional a las luchas de las mujeres siempre merecen ser celebradas. Pero la medida de la sorpresa que generó el hecho de haberse reconocido a mujeres es la medida de la discriminación que nuestra sociedad no ha superado. En este caso, el premio ha sido otorgado a mujeres sin duda excepcionales, como hubo otras, como habrá más. El progreso de la humanidad ha sido impulsado por las intervenciones de mujeres y varones excepcionales. Pero el verdadero avance de la sociedad vendrá de la mano de la participación más plena, más igualitaria y cotidiana de mujeres y varones diversos , que no siempre tendrán características de excepcionalidad. La democracia se consolida con el ejercicio permanente de los derechos, a partir de la valoración no discriminatoria de los talentos de mujeres y varones. En América Latina, las barreras legales que excluían a la mitad de la población del acceso a la ciudadanía fueron superadas. Y sin embargo, la participación de las mujeres en lugares de máxima jerarquía es escasa.

Debemos dejar de sorprendernos por los logros de las mujeres en nuestra sociedad . Cuando la noticia del Premio Nobel analice sólo los méritos de las trayectorias y el sexo de la persona galardonada deje de ser un dato relevante (como no debería serlo la religión, la etnia o la orientación sexual), estaremos viviendo en una sociedad libre de discriminación, una que valora las contribuciones de sus integrantes por lo que son, y no por la persona que las realiza.
 
 
 

Volver