Subscribite a nuestro newslatter


Río Negro (Río Negro). Argentina.26/01/2012 
¿Cuidadoras por naturaleza?
 

El trabajo de cuidar niños y niñas, personas ancianas y enfermas se lleva adelante principalmente en el ámbito de la familia y es asumido por las mujeres debido a la naturalización de este rol. Así lo revela un estudio realizado en el país que insta a incluir esta desigualdad de género en la agenda pública.

Las mujeres son las encargadas del cuidado de niños y niñas y personas ancianas y enfermas, según establece un estudio de opinión inédito que busca abrir el debate sobre el impacto de la distribución desigual de las tareas de cuidado en la vida de las personas.
La investigación De eso no se habla: el cuidado en la agenda pública fue presentada por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) y contó con la participación de las investigadoras del CONICET Laura Pautassi y Carla Zibecchi.

En el 76% de las familias entrevistadas por MBC Mori Consultores para este estudio la organización del cuidado es responsabilidad de la madre y en el 50% de los casos es asumida de forma exclusiva. La encuesta fue realizada entre junio y agosto del año pasado en el Área Metropolitana de Buenos Aires

Compatibilizar el cuidado de integrantes de la familia y el hogar y las obligaciones laborales es una de las principales dificultades que enfrentan las mujeres para acceder a los máximos cargos de poder en política, economía y otros ámbitos de la sociedad, según ha advertido ELA en varios estudios. Esta nueva publicación confirma que para las mujeres y varones trabajadores la red familiar (abuelo, abuela, hermano, hermana, tío, tía) es la principal estrategia de cuidado cuando en los hogares hay niños y niñas pequeñas. En estas redes las mujeres desempeñan un rol patagónico.

Sólo 5% de las familias entrevistadas contrata a una persona para efectuar tareas de cuidado. En el 87% de los hogares los niños y niñas menores de 13 años están escolarizados, siendo el sistema educativo otra estrategia de cuidado importante para las familias. Este porcentaje desciende a 31% en los hogares con niños menores de 3 años. Existe un déficit en la disponibilidad del sistema educativo en el nivel inicial y al mismo tiempo muchas familias prefieren cuidar de los más pequeños.

Las principales conclusiones de la investigación indican que el trabajo de cuidar se lleva adelante principalmente en el ámbito de la familia y es asumido por las mujeres debido a la naturalización de su rol de cuidadoras. Esta desigualdad de género en la provisión de cuidado impacta negativamente en el ejercicio de la autonomía e independencia de las mujeres.

La directora ejecutiva de ELA Natalia Gherardi y las investigadoras del CONICET advirtieron que la problemática del cuidado no logra establecerse como un tema de la agenda pública, tal como ocurría con la violencia de género o los derechos sexuales y reproductivos, no obstante las estrategias de cuidado y atención de hijos e hijas y personas ancianas o enfermas se vinculan con la economía, la pobreza, la intimidad de las personas, las relaciones entre varones y mujeres y las políticas públicas.

Asimismo, las expertas sugirieron avanzar en la producción de información específica sobre la forma en la cual se resuelve las necesidades de cuidado en la primera infancia y los adultos mayores, y generar más y mejor infraestructura y servicios de cuidado. Finalmente, instaron a dar mayor difusión a las modalidades bajo las cuales se regula el cuidado en la Argentina y la necesidad de una modificación para que exista una participación más igualitaria de ambos progenitores en la crianza de sus hijos.

FUENTE: Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA)
 

 
 

Volver