Subscribite a nuestro newslatter

 

El Territorio (Misiones). Provinciales. 20/03/2012 


El perdón a los violadores a punto de desaparecer
 

Los senadores aprobaron su eliminación por el caso de Carla Figueroa. Ahora lo estudian los diputados nacionales

Con el rechazo generalizado y la media sanción en su contra de parte del Senado, la figura del avenimiento en el Código Penal parece estar camino a su fin. El Territorio publicó un informe el 15 de enero anticipando la posible eliminación del perdón a un violador por parte de su propia víctima.
“Es inconcebible que haya sido utilizada por jueces durante 2011”, enfatizó durante la reunión del pleno de la Cámara Alta la senadora del peronismo disidente, Sonia Escudero, al referirse a la figura del avenimiento en el Código Penal.
Nadie se mostró en contra de esta posición, y es por eso que con 51 adhesiones, los senadores decidieron de forma unánime que esa figura fuera derogada del cuerpo normativo argentino.
“Si ella fuere mayor de 16 años podrá proponer un avenimiento con el imputado. El Tribunal podrá excepcionalmente aceptar la propuesta que haya sido libremente formulada y en condiciones de plena igualdad, cuando, en consideración a la especial y comprobada relación afectiva preexistente, considere que es un modo más equitativo de armonizar el conflicto con mejor resguardo del interés de la víctima. En tal caso la acción penal quedará extinguida; o en el mismo supuesto también podrá disponer la aplicación al caso de lo dispuesto por los Artículos 76 ter y 76 quáter del Código Penal”, según el Artículo 132 del Código Penal de acorde a una reforma de 1999.

Debate
La polémica se despertó con el caso de Carla Figueroa, la mujer pampeana que fue asesinada por su pareja. “Había vuelto con él porque me había amenazado con que se iba a matar”, aseguró Figueroa al contar su historia en la televisión. Su novio, Marcelo Tomaselli, la violó y por ese motivo fue a la cárcel.
Después de ocho meses cumplidos, los jueces observaron que la relación que mantenía con la joven había “mejorado”: ella lo iba a visitar a la cárcel, le llevaba comida. Por eso, consideraron que era apropiado aplicar la figura del avenimiento en este caso.
A sólo seis días de haber quedado en libertad, Tomaselli violó y asesinó a la joven. “Esto ha sido una fatalidad”, declaró Gustavo Adolfo Jensen, uno de los magistrados del Tribunal que liberó al hombre, y quien, por el hecho y sus declaraciones, fue duramente criticado.

Opiniones
“El avenimiento es una figura arqueológica del Código Penal, hay que reverla”, aseveró días pasados Eugenio Raúl Zaffaroni, integrante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Ante medios nacionales el magistrado se preguntó: “¿Por qué el delito de violación es el único que tiene excusa absolutoria? Sería más lógico que la tuviera el robo: me llevo algo, lo devuelvo, y pido perdón”.
De su lado, la actual directora ejecutiva y socia fundadora del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, doctora Natalia Gherardi, se sumó a las voces que rechazan la figura del avenimiento del Código Penal argentino. Sorprendida por la trascendencia pública del femicidio de Figueroa en La Pampa, Gherardi analizó como positiva la reacción de gran parte de la sociedad. “La sociedad no sale de su sorpresa y no puede terminar de reflexionar sobre esto, en medio de la tragedia de que estos hechos sucedan, me parece positivo porque hay consenso social de que estas formas más brutales de violencia hacia las mujeres son intolerables para la sociedad en su conjunto y no ya sólo para el movimiento de mujeres, las mujeres organizadas, las feministas o las activistas”, dijo. La experta juzgó de apropiada la reacción de la Justicia que detuvo a Marcelo Tomaselli luego de la agresión sexual contra Carla Figueroa, y su permanencia en prisión preventiva mientras avanzaba la investigación y se preparaba el juicio oral, ya que de esta manera funcionó el sistema judicial y penal.
 

 
 

Volver