Subscribite a nuestro newslatter

 

Clarín. Sociedad. 12/04/2012 


Aborto: a un mes del fallo de la Corte, aún no se puede aplicar en medio país
 

El Tribunal dijo que una mujer violada puede interrumpir el embarazo sin autorización judicial.

Por Mariana Iglesias 

En Argentina, cada año 700.000 mujeres dan a luz. Paralelamente, cada año, 500.000 se someten a un aborto. De ellas, al menos 100 mueren por haberse hecho el aborto en condiciones deplorables. Las muertas siempre son mujeres demasiado pobres o demasiado jóvenes. Según cifras oficiales, el aborto clandestino es desde hace décadas la primera causa de muerte materna: de 1983 a hoy murieron 3.000 mujeres. Un fallo de la Corte Suprema de Justicia pidió no judicializar los abortos no punibles y exhortó a las provincias a aplicar protocolos para que se cumplan los derechos de todas las mujeres. Pasó un mes y sólo doce provincias dijeron que seguirán el exhorto de la Corte. El resto se debate entre bosquejar protocolos para ciertas circunstancias o hasta ir en contra del Código Penal. 

El artículo 86 establece que cualquier mujer puede pedir que le interrumpan su embarazo si fue producto de una violación o si su salud corre riesgo. El Ministerio de Salud de la Nación publicó una Guía y un Protocolo pero ninguno de los dos tiene jerarquía jurídica, lo que le daría más firmeza a su aplicación en las provincias. Por el momento, en Buenos Aires, Catamarca, Córdoba, Chubut, Misiones, Tierra del Fuego, Santa Fe, La Rioja, Neuquén, Santiago del Estero, San Juan y Tucumán se puede aplicar el fallo. Mendoza dijo que no y se autoproclama "pro-vida". El resto no tiene una postura clara: la Ciudad de Buenos Aires, Formosa, Chaco, La Pampa, Jujuy, San Luis, Entre Ríos, Santa Cruz, Corrientes, Salta y Río Negro están en veremos. "Es trágico, pero más trágico es el silencio del Ministerio de Salud. Si se pronunciara la reacción de las provincias sería otra. El fallo de la Corte fue fundamental porque hecha luz sobre el artículo 86 del Código, y tiene gran relevancia política. Es una gran decepción que el Ministerio no acompañe con apoyo político ni haga respetar los derechos humanos ¬dice a Clarín Natalia Gherardi, del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género¬. El Ministerio escribió una Guía, pero no hizo nada para aplicarla". Desde el Ministerio aseguran que "la Guía es- tá vigente, debe ser respetada y no necesita ser reglamentada".

En Mendoza, el gobernador Francisco Pérez opinó que "el fallo de la Corte es sobre un caso particular y no se replica". Pérez, y el ministro de Salud, Carlos Díaz Russo, se mostraron contra el fallo y dieron a entender que las mujeres dirán que fueron violadas para abortar. Salta es un caso de indecisión política: "Cuando los jueces sean legisladores, podrán cambiar la ley", dijo el gobernador Juan Manuel Urtubey. Cinco días después, Urtubey anunció mediante un decreto que el aborto se hará "en el caso de que la víctima haya sido violada y presente al médico una denuncia penal". El decreto judicializa la medida, todo lo contrario al fallo de la Corte.
 

 
 

Volver