Subscribite a nuestro newslatter


Río Negro. 21/04/2012 
Mujeres que lideran proyectos sociales transformadores
 
Se reunieron para compartir saberes y desafíos en el marco del foro nacional `Lidera 2012`, organizado por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA). Entre las protagonistas participó Gladys Rodríguez, de la organización Zainuco de Neuquén.

Por Silvina Molina, agencia Télam

Ellas salieron a los barrios para acompañar, aprender y generar proyectos junto a recicladores de residuos, familias que buscan mejorar su habitat, niñas y niños en situación de calle y personas privadas de su libertad.

Son líderes en sus comunidades y se reunieron en Buenos Aires para compartir sus saberes y desafíos pendientes durante el foro nacional `Lidera 2012` organizado por el Equipo Latinoamericano de Género y Justicia (ELA).

Las protagonistas del panel `Proyectos sociales transformadores` que participaron del encuentro son mujeres que lideran organizaciones sociales, que inciden en las vidas de las personas de sus ciudades y en las políticas públicas.

"Pasamos de la vergüenza de revolver basura a ser una empresa social reconocida" afirmó con la simpatía que acompañó toda su exposición, Cristina Lescano, presidenta de `El Ceibo`.

Esta cooperativa de reciclado de residuos surgió durante la crisis inflacionaria de 1989 "época donde ocho mujeres cirujas, con historias jodidas, nos propusimos no tenernos más lástima y generar un proyecto de trabajo", recordó.

Se capacitaron, hicieron talleres de autoestima, de computación, de manejo de empresas sociales y aprendieron a negociar en un mundo de hombres.

"A ellos les daba bronca negociar con nosotras y eso pasa hasta ahora, porque las áreas de responsabilidad de la cooperativa siguen en manos de mujeres", explicó. Cristina viaja la semana próxima, junto a otras nueve compañeras, a India para contar la experiencia de `El Ceibo` a las mujeres de ese país que realizan ese trabajo, y por ello son consideradas "impuras".

La semana pasada, la televisión China filmó un programa especial en la sede de Palermo del emprendimiento que, además, fue el encargado de reciclar la basura generada en Tecnópolis el año pasado.

Cruzando la General Paz, en el oeste del conurbano bonaerense, Virginia Parodi impulsa, en el marco de la ONG `Madre Tierra`, proyectos relacionados con el acceso y mejoramiento de viviendas.

La organización, nacida en 1985, otorga fondos rotativos de créditos "administrados, en un 99%, por mujeres que son las responsables de decidir quién y cómo utilizarán el dinero en cada comunidad", señaló.

Reconoció que "nos transversalizó la mirada de género, tanto dentro del equipo, como a las personas que son protagonistas de nuestros proyectos".

A modo de ejemplo contó que una arquitecta se preguntaba por qué para las mujeres era más importante hacer un piso de baldosas cuando con el mismo dinero podían construir otra habitación.

"Las mujeres no quieren tierra dentro de sus casas, así de simple, porque tienen que ir solucionando las tareas cotidianas dentro de las dobles y triples tareas que realizan", explicó.

La psicóloga Graciela Lapenna coordina la fundación `Chicos` en Rosario, espacio que desde hace 20 años, trabaja con niños y adolescentes que viven y trabajan en la calle.

"En los últimos años nos ha impactado la realidad de las niñas en la calle porque para ellas es doblemente cruel la realidad, porque la prostitución está muy cerca y sumado a las adicciones, es una realidad grave y hasta mortal", sostuvo.

Su desafío es que la comunidad "vea a estos chicos como pares de sus hijos. Tenemos las leyes pero nos falta conseguir que las personas entiendan cómo hacer realidad los derechos de la niñez".

Vilma Jilek también es psicóloga, y en Mendoza -a través de la asociación `Accionar`- acompaña a niños y adolescentes con problemas de adicción.

"Salimos a la comunidad y entendimos que las mujeres son los pilares, por eso coordinamos las acciones con ellas que nos trajeron la realidad de la violencia de género, un nuevo desafío que enfrentamos", señaló.

Ahora, además del trabajo con los más pequeños, desde la ONG acompañan a las mujeres a comisarías y tribunales para denunciar la violencia y proyectan crear emprendimientos laborales para ellas.

En tanto, en el sur argentino, en Neuquén, Gladys Rodríguez -de la organización `Zainuco`- trabaja por la defensa de los derechos de las personas privadas de la libertad y contra la represión policial.

Junto al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) impulsan causas que denuncian las condiciones violatorias de los derechos humanos en cárceles y las vejaciones que sufren mujeres e hijos que visitan a sus familiares detenidos.

Ellas, líderes sociales, en sus relatos y acciones coinciden en una consigna central: no estamos solas, juntas podemos.
 
 
 

Volver