Subscribite a nuestro newslatter


La Voz del Interior (Córdoba). Ciudadanos. 29/04/2012 

La educación sexual todavía no arranca
 
La mayoría de las escuelas la aborda en algunas materias, pero no se trabaja de forma articulada. La Provincia promete darle un impulso al tema. Ya venció el plazo legal para universalizar su implementación.

Por Mariana Otero y Rosana Guerra

A punto de cumplir seis años de la sanción de la ley nacional N° 26.150 que estableció el derecho a recibir educación sexual y creó el Programa Nacional de Educación Sexual Integral, su implementación está lejos de ser completa. En Córdoba, algunas escuelas llevan adelante su proyecto. Sin embargo, la puesta en marcha no se extendió a la mayoría. La norma exigía que las escuelas impartieran educación sexual en el plazo de cuatro años desde la vigencia de la ley. Venció en octubre de 2010.

Un recorrido realizado por este diario en colegios públicos y privados confirma que el tema se toca de manera aislada e inorgánica, incluso sigue habiendo resistencia por parte de docentes y padres. Además, en el mejor de los casos, el material bibliográfico oficial llegó con retraso.

El Ministerio de Educación de la Provincia admitió que es necesario “aumentar la presencia” de la educación sexual en la escuela. “Muchos han hecho buenas experiencias, pero otras instituciones no lo han instrumentado como política prioritaria”, admitió Delia Provinciali, secretaria de Educación.

En este sentido, el equipo de Educación Sexual Integral trabaja por estos días en la puesta a punto de una serie de lineamientos para las escuelas. La intención es armar un proyecto pedagógico donde se explicite claramente los contenidos en cada asignatura y se planifique cómo aplicarlos. De todos modos, la educación sexual no será una materia sino que seguirá atravesando de manera transversal a toda la currícula.

“Se pedirá a partir de este año más precisión, se tratará la temática de una manera más profunda tanto en el primario como en el secundario”, subrayó Provinciali.

El ministro Walter Grahovac reconoció que, hasta ahora, se buscó dar tiempo a la capacitación en un “tema difícil” que involucra valores, concepciones particulares. Sin embargo, dijo, este año habrá equipos técnicos que acompañarán a las escuelas para que “la capacitación de los docentes se vea en las aulas”.

“Este año le daremos un gran impulso. Se vienen haciendo capacitaciones, pero hay que aumentar la presencia de la formación del ámbito escolar y sin temores o, en última instancia, con el debido respeto de la diversidad”, planteó Grahovac. Y agregó: “Lo que no podemos hacer es mirar para otro lado”.

Los funcionarios aseguraron que los materiales y los contenidos están desarrollados; solamente falta “aumentar la precisión en el diseño del proyecto educativo”.

Se rescatarán las buenas experiencias y se reforzará en otras. “La experiencia es esencial. Hay mucha gente que no sabe cómo abordar el tema”, remarcó el ministro.

La capacitación, un problema. Según un reciente informe presentado por 10 ONG (Asociación por los Derechos Civiles, Católicas por el Derecho a Decidir, Centro de Estudios de Estado y Sociedad, Centro de Estudios Legales y Sociales, Equipo Latinoamericano de Justicia y Género y Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer) ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la formación docente sobre educación sexual es insuficiente en el país: sólo el 4,5 por ciento recibió capacitación.

Las principales fallas que se detectan van desde la dificultad para afianzar el enfoque de derechos y la perspectiva de género, la inseguridad que sienten los equipos docentes, el temor al diálogo con las familias, la falta de compromiso de maestros y directivos y los problemas institucionales para su implementación. “Hay un poco de resistencia por parte de algunos docentes de abordar estos temas porque, como toda innovación plantea cierta resistencia al cambio”, planteó Jorge Luis Luján, director del Ipem 129, de barrio Los Filtros.

Por su parte, Silvia Aguirre, docente en la maestría de Salud Sexual de la Escuela de Salud Pública de la UNC, asegura: “Los docentes no tienen información porque durante su propio proceso de formación no tuvieron herramientas. Hay miedo porque es la primera vez que tienen que hacer algo sin información”. Según la especialista, al docente le resulta difícil desprenderse de las propias creencias y principios. “Hay que darle información y la posibilidad de que revise lo propio. Sin eso, hay dos posibilidades: o se quedan en los temas biológicos o hablan desde la propia sexosofía”, subrayó Aguirre. Y agregó: “Ha sido por mucho tiempo un tema tabú y no está resuelto. Está perfecto que haya una ley, pero si no preparás a los docentes, es lo mismo que la nada. O peor”.

Acciones. Desde el Ministerio de Educación aseguraron que bajo el formato de talleres de sensibilización, foros regionales e intersectoriales y cursos, desde 2009 participaron de instancias de capacitación específica 8.786 supervisores, directivos y docentes de la provincia.

Aseguran también que “se ha llegado a todas las escuelas estatales como de gestión privada con materiales bibliográficos específicos, no sólo los provistos por el Programa Nacional sino también los producidos por el Programa Provincial”.

En cifras

En el país.
Sólo el 4,5 por ciento de los docentes se capacitaron en educación sexual en los últimos tres años en Argentina (según informe de distintas ONG ante Naciones Unidas).
Capacitación. La Nación prevé capacitar a 10 mil docentes más este año.
 
 
 

Volver