Una medida urgente para impedir que a una mujer le quiten a sus hijas e hijos 

ELA acompañó a una mujer en su solicitud de una medida cautelar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que la justicia no avance en la decisión de declarar su situación de adoptabilidad.

 

(Buenos Aires, 15 de junio de 2022). - Desde ELA acompañamos a una mujer víctima de violencia de género en su solicitud de una medida cautelar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para evitar que el Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires decrete el estado de adoptabilidad de sus hijas e hijos. 

A. es una mujer madre de 5 hijos y 2 hijas viviendo en condiciones de extrema vulnerabilidad, víctima de violencia de género por parte de su ex pareja y padre de sus hijos/as. 

Durante 16 años denunció al agresor ante las autoridades y no obtuvo una respuesta efectiva ni medidas de protección suficientes por parte del Poder Judicial. A raíz de la última denuncia que A. realizó ante un nuevo hecho de violencia por motivos de género, el Juzgado de Familia N° 4 de la Ciudad de Mar del Plata ordenó una medida de "protección" (medida de abrigo) sobre los hijos e hijas de A. alegando que ella no podía garantizar su escolaridad ni la atención de su salud  por la situación de violencia que se encontraban atravesando tanto ella como sus hijos e  hijas. 

A partir de esa decisión, los niños, niñas y adolescentes fueron separados de su madre. Las instituciones donde fueron alojados  cada vez dificultan más su contacto y, por el paso del tiempo, A. puede perder para siempre a sus hijos e hijas ya que sin asistencia efectiva no ha logrado superar la situación de vulnerabilidad estructural en la que se encuentra. Mientras tanto, su agresor no tuvo ninguna consecuencia por la violencia ejercida. 

El Juzgado de Familia N° 4 considera que A. es una “mala madre” por priorizar resguardar a sus hijos e  hijas de la violencia ejercida por el padre, por protegerles y protegerse aún a costa de no poder salir de su casa, por no cumplir con los parámetros establecidos desde una mirada que no toma en cuenta las múltiples vulnerabilidades que afectan a las mujeres en situación de pobreza y extrema vulnerabilidad..

A. denunció violencia de género y terminó siendo castigada por un Poder Judicial que actúa en base a estereotipos de género y que ignora los impactos de la extrema vulnerabilidad socioeconómica en las posibilidades efectivas de acceso a la justicia. 

En este contexto, desde ELA acompañamos la  solicitud planteada por A. a la CIDH de una medida cautelar que impida que se produzca un daño grave e irreparable hacia ella y sus hijos e hijas. 

 

 

 

 


Volver