Un beso no es ideología de género           
En la nueva película de Pixar, Lightyear, una de las personajes principales tiene una relación con otra mujer. Esto empujo a muchos críticos y algunos cines a advertir que la película contiene "ideología de género”.

(Buenos Aires, 28 de junio de 2022) – Es cuestión de un beso entre dos mujeres, personajes animados, para que una película entera sea juzgada por contener “ideología de género”. El film en cuestión es Lightyear, la nueva producción de Pixar y Disney que cuenta la historia de Buzz Lightyear, que inspira al juguete que le regalan a Andy en la primera Toy Story. En la película, la mejor amiga de Buzz, Alisha, está enamorada y tiene una relación con otra mujer, con quien comparte una familia. 

La historia de Alisha, una realidad para muchas familias en el mundo que pocas veces antes fue representada en películas infantiles, generó no solo repudio sino la prohibición de la película en varios países.  Egipto, los Emiratos Árabes, Qatar, Palestina entre otros son países donde no se podrá ver esta historia, ni en cines ni en las plataformas digitales. China pidió que la escena sea cortada y en Singapur solo se exhibe a mayores de 16 años. En  México, varios políticos se manifestaron en contra de la película y en Perú, una cadena muy importante de salas de cine decidió proyectarla con un mensaje: “Advertencia. Te informamos la película Lightyear tiene escenas de ideología de género”. 

Pero, ¿qué es esto de la ideología de género? Este es un término que se usa frecuentemente para referirse de forma negativa a la diversidad sexual y de género. Más allá de que el término existe hace varios años, más recientemente los movimientos conservadores y anti-derechos comenzaron a utilizarlo como forma de indicar una enseñanza que se sale del status quo. Según el Instituto Nacional de las Mujeres de México  “la ideología de género es un término que se utiliza de manera negativa y despectiva para cancelar o desestimar la diversidad sexual y de género a la que se han ido abriendo las sociedades, las culturas y las naciones”.
 
Quienes buscan imponer este concepto, son quienes están en contra de los movimientos feministas y de la diversidad ya que según su forma de pensar estos van en contra de la naturaleza y la familia. La filósofa estadounidense Judith Butler destacó en un artículo publicado en enero de 2019 que el término “tomó forma en 2004, cuando el Pontificio Consejo para la Familia escribió una carta a los Obispos de la Iglesia Católica señalando el potencial del ‘género’ para destruir valores femeninos importantes para la Iglesia, fomentar conflictos entre los sexos y para refutar la distinción natural y jerárquica entre hombre y mujer, en la cual están basados los valores familiares y la vida social” . 

El concepto de “ideología de género” fue muy explotado por grupos conservadores que refuerzan estereotipos y roles de género y suprimen los logros de los movimientos feministas y de la diversidad. En Latinoamérica, estos grupos tuvieron mucha fuerza con campañas como “con mis hijos no te metas”, afirmando que la educación de niñas y niños es solamente trabajo de las familias. Según esta forma de pensar, la homosexualidad es algo malo y su representación en una película infantil puede convertir a niñas y niños en homosexuales. No solo es un discurso discriminatorio sino negacionista de una realidad y dañino para aquellos que no se sienten identificados con la heteronormatividad que les imponen. 

La censura de un beso no elimina la realidad de que parejas del mismo género existen. La ideología de género no tiene sustento dentro de las ciencias sociales, pero es un concepto que sigue creciendo y puede volverse peligroso. Imponer esta visión sobre el mundo quita libertades, derechos y también la visión de un mundo como realmente es: diverso. Juzgar a una película que muestra a una pareja del mismo género no es adoctrinamiento, sino una muestra de una realidad que existe y que no puede ser ignorada, guste o no. 
 


Volver